viernes, 5 de marzo de 2010

El Viejo y su Caballo Blanco




Ha llegado a mis manos ésta hermosa historia, la cual me afecta de manera especial, la comparto con mucho cariño...

El Viejo y su Caballo Blanco

Esta historia cuenta que en una lejana aldea había un anciano muy pobre, pero hasta los reyes le envidiaban porque poseía un hermoso caballo blanco.

Los reyes le ofrecieron cantidades fabulosas por el caballo pero el hombre decía: “para mí él no es un caballo; es un amigo. ¿Y cómo se puede vender a un amigo?”. Era un hombre pobre, pero nunca vendió a su caballo. Una mañana descubrió que el caballo ya no estaba en el establo. Todo el pueblo se reunió diciendo: “Viejo tonto. Sabíamos que algún día te robarían el caballo. Hubiera sido mejor que lo vendieras. Ahora no tienes el caballo y tampoco el dinero... ¡Qué desgracia!”.

“No vayamos tan lejos”, decía el anciano. “Simplemente digamos que el caballo no está en el establo. Éste es el hecho. Todo lo demás es vuestro juicio. Si es una desgracia o una suerte yo no lo sé, nadie lo sabe, porque esto es apenas un fragmento. ¿Quién sabe lo que va a suceder mañana?”.

La gente se rió de él. Siempre habían creído que el anciano estaba un poco loco. Pero después de 15 días, una noche el caballo regresó. No había sido robado sino que se había escapado. Y no sólo eso, sino que trajo consigo una docena de hermosos caballos salvajes. De nuevo se reunió la gente diciendo: “Tenías razón, anciano. No fue una desgracia sino una verdadera suerte”.

“De nuevo estáis yendo demasiado lejos”, dijo el anciano. “Decid sólo que el caballo ha vuelto, sólo el hecho. ¿Quién sabe si es una suerte o no? Es sólo un fragmento. Estáis leyendo apenas una palabra de una oración. ¿Cómo podéis juzgar el libro entero?”.

Esta vez la gente no pudo decir nada más, pero por dentro sabían que él estaba equivocado. Habían llegado doce caballos hermosos.

El anciano tenía un hijo que comenzó a entrenar a los caballos. Una semana más tarde se cayó de un caballo y se rompió las piernas. La gente volvió a reunirse y a juzgar. “De nuevo tuviste razón”, dijeron. Era una desgracia. Tu único hijo ha perdido el uso de sus piernas y, a tu edad, él era tu único sostén. Ahora estás más pobre que nunca”.

“Estáis obsesionados con juzgar”, dijo el anciano. “No vayáis tan lejos. Sólo decid que mi hijo se ha roto las piernas. Nadie sabe si es una desgracia o una fortuna. La vida viene en fragmentos, y nunca se nos da más que esto”.

Sucedió que, pocas semanas después, el país entró en guerra y todos los jóvenes del pueblo fueron llevados al ejército. Sólo se salvó el hijo del anciano porque estaba lisiado. El pueblo entero lloraba y se quejaba porque era una guerra perdida de antemano y sabían que la mayoría de los jóvenes ya no volverían.

“Tenías razón viejo. Era una fortuna. Aunque no funcionen sus piernas, tú tienes a tu hijo aún contigo. Los nuestros se han ido para siempre”.

“Seguís juzgando”, dijo el viejo. Nadie sabe. Sólo decid que vuestros hijos han sido obligados a unirse al ejército y que mi hijo no ha sido obligado. Este es el hecho. Sólo Dios sabe si es una desgracia o una suerte que así suceda”…

Al juzgar, al poner una opinión... una etiqueta, en ese mismo momento, nos limitamos a nosotros mismos... quedamos atrapados, estancados. Somos esclavos de nuestros juicios y opiniones.

Tomado del libro “El camino más Fácil” de Mabel Katz.

Cada vez que hacemos un juicio de una situación, a la que calificamos como “desafortunada”, rechazamos eso que se está gestando... que seguramente será infinitamente mejor... Cuando observo los acontecimientos pasados y recuerdo alguna de las experiencias que he calificado de “desafortunadas” en mi vida (y, créanme, no han sido pocas...), sólo puedo ver la oportunidad de AGRADECER a la Divinidad... Porque aquello que ha surgido después, en función de esas mismas circunstancias... sólo han sido BENDICIONES en mi vida... Y tal vez sólo se tardaron por mis juicios acerca de ellas.

Tú también puedes darte la oportunidad de agradecer, confiar, y vivir el AHORA... ESTE MOMENTO... que es lo único real que tienes... sin juicios... NO te limites!... así podrás estar abierto a recibir aquello que es correcto y perfecto para ti.

Autor desconocido

9 comentarios:

SANDRA... dijo...

Buenas tardes amiga gracias por compartir tan linda historia, espero estes bien paso a dejarte mi saludo, te dejo un verso muy bonito..

( El mundo necesita rosas y no espinas , puentes y no muros, unir y no dividir
amor y no odio, paz y no guerra , amistad y no enemistad, pero de lo que mas necesita el mundo, es de Vos para hacer la diferencia )

Que tengas un bello fin de semana abrazosss y besosss
Sandra.

Eva- La Zarzamora dijo...

Conocía la historia y siempre me pareció certera y tan real como los golpes que nos recibimos que a veces no entendemos, pero que sin lugar a dudas, sin ellos no seríamos quienes somos ahora.
Un beso Ruth.

Mundo Animal. dijo...

HOLAAAAAAAAAAA QUE BONITA HISTORIA, TE DESEO UN GENIAL FIN DE SEMANAAA, SALUDOS Y ABRAZOS DE TU AMIGO CHRISTIANNNNNNNNNNN

Pizarro dijo...

Que bonito el volver a leerte.
Saludos abrazos y buen fin de semana.

salvadorpliego dijo...

Un escrito que deja muchas enseñanzas. Gracias por compartirlo.
Un fuerte abrazo.

caselo dijo...

Mi querida amiga Ruth, me encantó la historia pero tengo una gran duda. Por favor revisa este video http://www.youtube.com/watch?v=lLU_a48Rn_s
En diciembre del año pasado conocí a Claudia Rueda, una ilustradora colombiana de libros infantiles quien también escribe. Precisamente la historia del video que te recomiendo se llama "La suerte de Ozu", un cuento de Claudia Rueda, y al leer tu texto quedé sorprendido pues son idénticos en la forma y contenido. Te dejo un abrazo enorme y por favor me gustaría saber si en la obra "El camino más fácil" de Mebel Katz hay alguna referencia que indique si ese escrito es de él o de Claudia Rueda.

Carlos Eduardo

PD. Si buscas en Google por Claudia Rueda encontrarás enlaces que llevan a su obra, es muy interesante y hermoso su trabajo.

caselo dijo...

Mi querida amiga, de nuevo yo. Acabo de revisar y encontré que la historia es una leyenda Taoista, es decir, Claudia hizo una versión escrita y animada de esa historia y la autora que tú nos presentas simplemente la trae como ejemplo. Un abrazoteeeeeeeeeeee.

Carlos Eduardo

Ruth L. Acosta dijo...

Hola mi queridísimo Carlos Eduardo...

Gracias por darte el tiempo para revisar la autoría de éste texto. Si te fijas, lo puse como autor desconocido, ya que me llegó por correo e-mail, una amiga muy querida me lo envió, y no pude evitar compartirlo, la historia me llegó de manera especial, tú sabes por lo que he estado pasando en éstos días, y no me resistí a subirlo a mi blog.

El escrito no traía autor, fue por eso que lo puse como desconocido, pero ahora que citas a dos posibles autores, me quedó la duda. Que lindo que conozcas a la escritora colombiana Claudia Ruedas, quizá ella te pueda explicar de quien es la versión original.

Pero si, es divina, me encantó...

Te mando un fuerte abrazo (de osita) y un gran beso hasta tu hermosa tierra, Bogotá, Colombia...

Cuídate, seguimos en contacto, recuerda que tenemos pendiente una charla... ; ) (Ah! y una serenata... jaja)

Meli dijo...

ESTOY UN POCO SORPRENDIDA, HOY ENTRO A TU ESPACIO Y ESTA ENTRADA TIENE QUE VER EN PARTE CON MI POST DEL DIA DE HOY, HAY CIERTA CONEXION...

TOTALMENTE DE ACUERDO, EN CADA TROPIEZO HAY BENDICIONES DETRAS DE ELLOS...

Un beso!