martes, 24 de febrero de 2009

Un Recorrido por mi Alma Máter...


Recorriendo mi Alma Máter...

Hoy fue un día hermoso... son las 7:20 de la noche, y la sonrisa continúa dibujada en mi rostro... hoy dí un recorrido por mi Alma Máter, mi universidad... Es tan satisfactorio darme cuenta que muchos de los maestros que alguna vez me dieron clase, aún me recuerdan y lo más emocionante para mi, es que me recuerdan con cariño...

Fueron algunos años los que estuve dedicada a sacar adelante mi carrera profesional, lo hice a una edad, en la que ya tenía unos cuantos años más que la mayoría de mis compañeros de estudio. No estaba dentro de la edad promedio, pero encontrándome en las mismas condiciones, no cabe duda que lo repetiría nuevamente.

Como olvidar esas noches de desvelo antes de presentar algún examen; esas prácticas que teníamos que entregar y que parecían interminables, las veces que nos juntamos en casa para trabajar en equipo; el preparar presentaciones y exposiciones ante el grupo ó incluso ante un auditorio plagado de estudiantes, lo que nos permitió aminorar nuestra fobia de hablar en público; la preparación de proyectos con ideas muy interesantes, en donde se pusieron al descubierto la capacidad, así como la creatividad, talento y entusiasmo de los compañeros al presentar ideas inovadoras e incluso inventos que sirvieron como marco en varios eventos que prepara el área de mercadotecnia año con año en mi universidad, y ha sido cuna de verdaderos hallazgos de gente emprendedora y con ganas de triunfar;
el prepararnos árduamente en fines de semana, dias festivos, en tantas tardes y noches en casa de mi querida Maestra Guillermina Álvarez, para representar a nuestra universidad, compitiendo con otras universidades a nivel nacional y con la frente muy en alto, ese viaje de estudio, del cual puedo contar tantas anécdotas, en donde reunirme con mis compañeros para disfrutar de un buen momento, nunca estuvo de más, si, son tantos los recuerdos que vienen a mi mente... Fue una de las mejores etapas de mi vida. Siempre lamenté no haber estudiado mi carrera cuando lo debí haber hecho, aunque me queda claro que para estudiar no hay una edad determinada, basta con tener las ganas suficientes para hacerlo.

Esos años, en los que no estudié, claro que no los doy por perdidos, al contrario, fue un tiempo muy bien aprovechado, empecé a trabajar desde muy jovencita, a mis 16 años, y estar en el ambiente laboral me dejó también grandes amigos y sobre todo grandes satisfacciones. No lo cambiaría por nada.

Encontré a mi paso por la universidad, compañeros estudiantes, maestros, personal administrativo, que finalmente se convirtieron en grandes amigos. Lo curioso es, como está cada clase tan presente todavía en mi memoria. Tuve el privilegio de escoger a mis maestros, siempre los mejores en cada área, y de cada uno pudiera contar interminables relatos... Si supieran lo agradecida que les estoy, por dejar un pedacito de ellos en mi.

Siempre he pensado que hay un tiempo para cada momento, hay un tiempo para estudiar y aprender, y hay otro para compartir con las personas, creo que es importante no perder de vista, que en la vida es imprescindible mirar a todos lados, y percibir a la gente que está a nuestro alrededor y darles la justa atención, todos necesitamos de todos y todos queremos ser escuchados, finalmente, compartiendo con los demás, es como aprendemos.

Le comentaba a un compañero, hace algún tiempo, que lo que llamó mucho mi atención al entrar a la universidad, es darme cuenta de que cada cabeza es un mundo, cada quien con sus propias ideas y sus formas muy particulares de vida. Todos merecemos ser escuchados, pero sobre todo, todos merecemos respeto. Tenemos que aprender a tolerar los diferentes tipos de pensamientos, en muchos de los cuales podemos no estar de acuerdo, y en otros podemos coincidir, pero ahí está la clave: Aceptar la diversidad de ideas y respetarlas. Para mi "universidad" significa lo que engloba la palabra en si, universidad de razonamientos.

El visitar mi Alma Máter, significa ir a casa, y es tan gratificante ver como ha sido "rejuvenecida", mejorada y está siempre superándose a si misma. Cada vez que acudo a mi casa, encuentro gratamente importantes novedades, es una universidad que se ha mantenido a la vanguardia en cuanto a actualización en conocimientos y tecnología.

Hoy estuve feliz, compartí unos momentos con varios maestros, muy queridos todos, y que no terminaría nunca de nombrarlos, son tantos... pero en especial con 'Mi Maestro', Mi Asesor, Mi Mentor, Mi Amigo, Mi Cómplice, Mi Segundo Padre... con el Maestro Manuel Morales, con quien forjé una bella amistad. Es una persona que admiro y respeto profundamente, a quien le guardo un especial cariño, con quien siempre he contado y contaré, sin duda alguna. Quien siempre me ha motivado, no sólo a ser una buena profesionista, sino sobre todo a ser una buena persona. ¿Cuantos años tomándonos nuestra tacita diaria de café? Todas las historias contadas y las experiencias compartidas... Es una persona con quien puedo platicar de cualquier tema que "nos pegue la gana", en quien tengo depositada una total confianza y la certeza absoluta de que siempre estará deseando lo mejor para mi. ¿Que puedo decir? Simplemente que lo ADORO, y en esa palabra guardo todos los mejores sentimientos que le puedo ofrecer a alguien muy querido.

Es lindo saber, que a mi paso, he dejado amistades muy profundas y sinceras, de esas que se dan para siempre... Hoy fue un día muy provechoso para mi, hoy fuí feliz... y con eso
me basta.

6 comentarios:

Gabriela clavo y canela dijo...

Muchos días como estos Ruth, acá también hace un cielo lindo.


Saludos cordiales.

g

Ruth L. Acosta dijo...

Hola Gabriela,

Aqui el tiempo está hermoso también, mi alma más tranquila que nunca... y la sonrisa sigue esbozada en mis labios... :)

Saludos,

Suricato dijo...

me encanta como describes tu universidad, se ve que le tienes un gran amor y eso es muy valioso, en serio que sí

ya ahora la gente lo que desea es pasar y salir, algo así como si el valor estuviera en el cartón que recibes

he comentado con amistades que los estudiantes de ahora parecen mochileros, entran y todo pero son tan plásticos...en fin sé que eso raya en la subjetividad pero no soy el único que percibe eso

definitivamente esas 'Alma Mater' son verdaderas casas de estudio, hogares y ante todo semilleros para los difíciles tiempos que enfrentamos...

A mi universidad yo le llamo "mi jardín de girasoles", día a día respiro su aire y desde hace 10 años ando por acá...pero si es posible creo que le consagraré el resto de mi vida

Por cierto, los girasoles es por el escudo y discutía con las chics que eramos girasoles y como tales miramos hacia la luz, eso es lo que significa la leyenda del escudo Lucem Aspicio

por favor cuentame un poco más de tu universidad...si la musa llega a la mitad de la noche con suerte escribiré algo para el lunes que reentramos a clases

saludos

Ruth L. Acosta dijo...

Asi es Suricato...

Le tengo un gran amor a mi universidad, la considero mi casa... es tanto lo que te pudiera contar... pero es un cuento larguísimo... prometo tomarme el tiempo para hacerlo...

Que gusto me da que pienses así, creo que el ser Académico, tiene un gran valor y no hay que subestimarlo... El estar al frente de un grupo implica una gran responsabilidad... como alumno se espera mucho del que está enfrente... no es sólo el enseñar la materia, es dejarlos razonando en el quehacer por su país... el ser un buen profesionista, pero sobre todo un buen hombre/mujer, para así ser un buen ciudadano... por ahí se empieza... lo ideal sería que se hiciera un equipo entre la universidad y la familia de cada uno, no te parece?

Aunque también estoy de acuerdo en que no todo el paquete es para el maestro, como alumnos tenemos gran parte de la responsabilidad, digamos que es una responsabilidad compartida... No se trata sólo de recibir, sino también de dar... el que pueda darse una excelente retroalimentación entre maestros-alumnos-padres-comunidad...

Te mando otro abrazo (cuantos van?)... ;)

Suricato dijo...

¿óomo 1000? jajaja pero no te preocupes, estoy seguro que será el inicio de una larga amistad

merci beaucoup

Ruth L. Acosta dijo...

;)