domingo, 13 de septiembre de 2009

Balada de la Cárcel de Reading... III Parte


Balada de la cárcel de Reading

III


En el Patio de los Deudores
son duras las piedras, húmedo el alto muro,
y cuando tomaba el aire
bajo el cielo plomizo
a cada lado un guardia caminaba
para que el hombre no muriera.

A veces se sentaba con esos que guardaban
su angustia día y noche;
con quienes lo guardaban al llorar
y al arrodillarse para el rezo.
Con quienes lo guardaban, no sea que robara
la presa del patíbulo.

El Director era inflexible en aplicar
las disposiciones de la Ley;
el Doctor afirmó que la muerte
era un acto científico;
y dos veces al día lo visitaba el Capellán
y dejaba su pequeño folleto.

Y dos veces al día fumaba su pipa
y bebía su cuarto de cerveza;
su alma en actitud resuelta
no dejaba escondrijo para el miedo.
A menudo decía estar contento
de que el día del verdugo se acercara.

Pero por qué decía cosa tan extraña
ningún guardián osaba preguntar;
pues quien asume
la misión de guardián
debe sellar sus labios y transformar
en máscara su rostro.

De lo contrario, podría conmoverse,
podría tratar de dar consuelo:
¿Y qué podría lograr la Piedad Humana
acorralada en un Hoyo de Asesinos?
¿Qué palabra de gracia en tal lugar
podría ayudar el alma de un hermano?

* * * * *

Cabizbajos por el ruedo
hicimos el Desfile de los Locos.
Nada nos importaba: sabíamos bien
que éramos la Brigada del Diablo,
y con cabeza rapada y pies de plomo
nos prestamos a la alegre mascarada.

Desgarramos la cuerda alquitranada
con uñas romas, sangrantes;
frotamos las puertas, fregamos los pisos
y pulimos los barrotes brillantes;
y madero tras madero el tablón jabonamos
entre el estruendo de los cubos.

Cosimos los sacos, rompimos las piedras
y trabajó el taladro polvoriento:
golpeamos las latas y gritamos los himnos,
y sudamos en el molino,
mas en el corazón de cada hombre
quieto yacía el terror.

Y se hallaba tan quieto que cada día
se arrastraba cual ola sofocada por algas;
y olvidamos nuestro destino amargo
que espera por igual a pillo o necio,
hasta que una vez, volviendo del trabajo con andar pesado
pasamos junto a una tumba abierta.

Con bostezo feroz el amarillo pozo
a bocanadas parecía pedir algo viviente
y aun el barro mismo clamaba por la sangre
al ruedo de sediento asfalto.
Sabíamos que antes que cierto alba aclarara
un preso habría de ser colgado.

Y entramos con el alma absorta
en Muerte y Sueño y Hado.
El verdugo con su valijita
arrastraba los pies en la penumbra;
yo temblaba, a tientas en camino
hacia mi tumba numerada.

* * * * *

Esa noche los vacíos corredores
se llenaban de formas del Temor,
y por toda la ciudad de hierro
había pasos furtivos que no oíamos
y a través de las barras que esconden las estrellas
parecían asomarse caras blancas.

Yacía como quien soñase
en prados placenteros.
Los guardias en custodia de su sueño
no podían comprender
que alguien durmiera ese sueño dulce
tan cerca de un verdugo.

Pero no hay sueño cuando debe haber llanto
en quien nunca ha llorado.
Y nosotros -el necio, el pillo, el impostor-,
quedamos en vigilia interminable,
y en cada seso en manos del dolor
el terror de otro hombre se insinuaba.

¡Ay, es algo tan terrible
sentir la culpa de otro
!La Espada del Pecado penetraba
hasta su empuñadura envenenada
y nuestras lágrimas eran de plomo derretido
Pues la sangre no habíamos nosotros derramado.

Los guardias con calzado de felpa se acercaban
a cada puerta cerrada con candado
y atisbaban con ojos consternados
grises figuras en el suelo,
preguntándose por qué se arrodillaban a rezar
quienes jamás antes rezaran.

¡Rezamos toda la noche arrodillados,
insensatos dolientes de un cadáver!
Las agitadas plumas de medianoche
agitaron las plumas funerarias.
Y como el vino amargo de la esponja
era el sabor del arrepentimiento.

* * * * *

El gallo gris cantó, cantó el gallo rojo
mas el día no llegó:
formas torcidas del Terror se agazaparon
por los rincones donde yacíamos
y cada espíritu maligno que vaga por la noche
se nos aparecía.

Pasaban deslizándose, ligeros
cual viajeros en velo neblinoso;
se mofaban de la luna bailando
un rigodón de vueltas y pasos delicados,
y con ritmo formal y gracia repugnante
los fantasmas acudían a su cita.

Con mueca consternada los miramos pasar,
esbeltas sombras tomadas de la mano;
giraron y giraron en grupos fantasmales
y bailaron allí la lenta zarabanda:
¡Condenados grotescos hicieron arabescos
como el viento en la arena!

Y con piruetas como de marionetas
sus pasos afilados tropezaron;
llenaron los oídos con las flautas del Miedo
en esa horrible mascarada,
y a toda voz cantaron mucho tiempo
pues cantaban para despertar los muertos.

«¡Oh!», cantaban, «¡ancho es el mundo
pero cojean las extremidades aherrojadas!
Y tirar los dados una vez o dos veces,
es juego caballeresco
pero no gana jamás quien con el Pecado juega
en la secreta Casa de la Vergüenza.

»No eran cosas de aire esas bufonadas
que con tal júbilo retozaban
para hombres con vidas en grilletes,
cuyos pies jamás serían libres.
¡Ah! ¡Por las heridas de Cristo!
Eran algo viviente
y algo horrible de ver.
Girando y girando devanaron el vals,
dieron vueltas algunos en parejas sonrientes;
con el paso afectado de un viajante,
algunos se acercaron con sigilo al peldaño
y con burla sutil y mirar de malicioso servilismo
todos ayudaron a decir nuestras preces.
Comenzó su lamento el viento matinal
pero la noche continuó;
en su enorme telar la red de la tristeza
se extendió hasta que cada hebra fue hilada:
y al rezar, nuestro miedo creció
ante la justicia del sol.

Vagó con su lamento el viento
por los muros llorosos de la cárcel.
Hasta que como rueda de acero giratorio
sentimos los minutos que avanzaban a rastras:
¡oh, viento clamoroso! ¿Qué habíamos hecho
para merecer tal alguacil?

Al fin pude ver los barrotes sombreados
cual enrejado que forjado en plomo
se moviese por el muro blanqueado
frente a mi camastro de tablas
y supe que en un lugar del mundo
era roja el alba horrible de Dios.

Limpiamos nuestras celdas a las seis,
todo era calmo a las siete,
pero el susurro y el vaivén del viento
colmaba la prisión:
con su aliento helado el señor de la Muerte
había entrado a matar.

Y no pasó en purpúreo esplendor
ni montó corcel de blanco lunar.
Tres yardas de cuerda y un tablón
es lo que la horca necesita:
y así con cuerda de vergüenza el Heraldo llegó
a perpetrar la acción secreta.

Éramos como hombres que a través de un pantano
de inmunda oscuridad a tientas van.
No osamos murmurar una plegaria
ni tampoco alentamos nuestra angustia,
algo muerto se encontraba en nosotros
y eso muerto era la Esperanza.

La justicia del hombre inexorable avanza
y no habrá de apartarse:
mata al débil, mata al fuerte
en mortífera zancada:
¡mata con taco de hierro
el monstruoso parricida!
Esperamos que sonaran las ocho.
Con la lengua hinchada por la sed
pues el octavo golpe era el Destino
que hace a un hombre maldito.
Y usará el Destino un nudo corredizo
para el hombre mejor y para el peor.

Nada teníamos que hacer,
sólo esperar que la señal llegara.
Así como piedras en valle solitario
mudos e inmóviles quedamos;
pero cada corazón latía agitado e intenso,
cual tambor de un demente.

En súbita conmoción el reloj de la prisión
golpeó el aire estremecido
y de toda la cárcel una queja se elevó
de impotente desespero.
Como el gemido que oyen pantanos asustados
de algún leproso en su cueva.

Y como quien ve algo horrible
en el cristal de un sueño,
vimos la soga de cáñamo grasiento
que montaba la viga ennegrecida
y escuchamos el rezo que el nudo del verdugo estrangulara
hasta que fuera un grito.

Y toda la aflicción lo conmoviera tanto
que soltó un grito amargo;
y los locos pesares, los sudores sangrientos
nadie los conocía como yo:
quien vive más de una vida
muere más de una muerte.


Oscar Wilde
Traducción de E. Caracciolo Trejo Oscar Wilde, Poemas -2oo1 -Ediciones Colección de poesía RÍO NUEVO/XXVIBarcelona, España

14 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

Cuanto tiempo sin leerte y vengo y nos entregas esta belleza de balada..
Me quedo con todo..

Esta como solo vos sabes hacerlo excelente

Un abrazo
Saludos fraternos

Que tengas una muy buena semana..

Mundo Animal. dijo...

¶¶¶¶¶¶¶¶¶´´´¶¶´´´´´´´¶¶´´´´´´¶¶¶¶¶_
´¶´´´´´´´´¶¶´´¶¶´´´´´¶¶´´´´´¶¶¶´´´´´¶_
¶´´´´´´´´´´´¶´´¶´´´´¶´´´´´¶¶´´´´´´´´´´¶
¶´´´´´´´´´´´´¶´¶¶´´¶¶´´´´¶¶´´´´´´´´´´´´¶
¶¶´´´´´´´´´´´¶´¶´´´¶´´´´¶´´´´´´´´´´´´´´¶
´¶´´´´´´´´´´´´¶¶¶¶¶¶¶´´¶´´´´´´´´´´´´´´´¶
´´¶´´´´´´´´´´¶´´´´´´¶´¶´´´´´´´´´´´´´´´´¶
´´¶¶´´´´´´´´¶´¶¶´´¶¶´¶´´´´´´´´´´´´´´´¶¶
´´´¶´´´´´´´´¶´´¶´´¶´´¶´´´´´´´´´´´´´´¶¶
´´´´¶´´´´´´¶´´´´´´´´´´¶´´´´´´´´´´´´¶¶
´´´¶´´´´´´´¶´´´¶¶¶¶´´´¶´´´´´´´´´´´¶
´´¶´´´´´´´´¶¶´´´´´´´´¶¶´´´ ´´´´´´´¶
´¶´´´´´´´´´´´¶¶¶¶¶¶¶¶´´´´´´´´´´´¶
´¶´´´´´´´´´´¶´´´´´´´¶´´´´´´´´´´´´¶
¶´´´´´´´´´´´¶´´´´´´´´¶´´´´´´´´´´´´¶
¶´´´´´´´´´´´¶´´´´´´´¶´¶´´´´´´´´´´´´¶
´¶´´´´´´´´´´¶´¶¶¶¶¶¶´´¶´´´´´´´´´´´´´¶
´¶´´´´´´´´´¶¶´´´´´´´´´¶¶´´´´´´´´´´´´¶
´´¶¶´´´´´¶¶´´¶´´´´´´´¶¶´¶´´´´´´´´´´´¶
´´´´¶¶¶¶¶´´´´¶¶¶¶¶¶¶¶´´´´¶¶¶´´´´´´´¶¶

QUE BONITA ENTRADA AMIGA RUTH , ESPERO VOS ESTES BIEN Y QUE TENGAS UNA BUENA SEMANA SALUDOSS CHRISTIANNN

Víctor dijo...

Hace mucho tiempo que no paso por aqui Ruth, visitando tu blog como siempre interesante.

Saludos desde Perú.

Cuidate, mucha suerte.
Un fuerte abrazo

Byeee

Dean dijo...

Qué cruel es la cárcel y Oscar Wilde la vivió en carne propia, vivió esas muertes como suyas propias porque presenció el terror de sus compañeros que en la época victoriana conocieron lo que era caer en la más profunda de las desgracias humanas.
Un saludo.

Laury dijo...

Gracias por esta entrada tan linda amiga,espero estes bien y que disfrutes de una bella semana, abrazos
Lau.

Ruth L. Acosta dijo...

Hola mi querido Adolfo...

Gracias por tu visita, siempre eres el primero amigo... te estaré siempre agradecida por tu interés...

Te dejo un beso hasta Montreal, Canadá...

Ruth L. Acosta dijo...

Mi querido Cristian...

Gracias amigo por tu visita, te debo muchas...

Te deseo una grandiosa semana a ti tambien, gracias y te mando un beso hasta Buenos Aires, Argentina con mucho cariño...

Ruth L. Acosta dijo...

Mi querido Dean...

Sabes? Este poema que escribió Oscar desde su encierro, es de las últimas cosas que él escribió... me conmueve profundamente, puedo sentir en cada una de sus frases el dolor y el sufrimiento por el que él pasó en sus últimos años de su vida...

Sólo quienes siguen su trabajo, pueden, al leerle, entenderlo desde su esencia...

Es una de las obras más tristes que he leído en mi vida, y como te digo, me llegan de una manera muy especial...

Gracias por tu visita, te dejo un beso hasta Canarias, España.

Ruth L. Acosta dijo...

Hola mi querida Laury...

Que gusto saludarte!! Espero que todo contigo y con Cristian esté muy bien...

Al parecer trabajan en equipo... eso es muy bueno... al parecer están conectados desde su alma...

Te dejo dos besos, uno para ti y otro para que se lo des a él de mi parte... ; )

Un abrazo hasta Buenos Aires, Argentina...

joselop44 dijo...

Es una entrada estupenda, me encanta Oscar Wilde.
Saludos

Ruth L. Acosta dijo...

Hola Víctor...

Si, hacía tiempo no me visitabas, me disculpo también, los pendientes me han absorbido últimamente...

Gracias por pasar... te dejo un beso. Saludos hasta Perú.

Ruth L. Acosta dijo...

Hola José...

Gracias por tu visita... en realidad Oscar Wilde es mi escritor favorito... cada que lo vuelvo a leer, descubro cosas muy interesante en sus palabras...

Me alegro mucho que te guste... te mando un beso hasta España con cariño.

Noelia dijo...

un besazo y buen finde

Arwen dijo...

Debido a que mi marido ha trabajado enseñando un oficio a presos me encanta esta hermosa historia de Oscar Wilde, cuanta gente inocente ha estado está y estará detras de unos crueles barrotes...y el trato en las carceles es horrible, muy buena entrada, besitosssss cielo